AMOR... LA ÚNICA REALIDAD EN NUESTRA VIDA.

Es duro, es doloroso, no ser amado cuando se ama todavía, pero es bastante más duro,
ser todavía amado cuando ya no se ama.
(Georges Courteline). Dramaturgo y novelista francés.

Aprendemos a amar no cuando encontramos a la persona perfecta,
sino cuando llegamos a ver de manera perfecta a una persona imperfecta.
(Sam Keen). Escritor y filósofo americano.

Si no recuerdas la más ligera locura en que el amor te hizo caer, no has amado.
(William Shakespeare). Escritor británico.

 

"El AMOR no es una abstracción sino una Energía de Verdad.
Empieza a entrar en contacto con DIOS en tu interior.
Siente el AMOR.
Expresa AMOR.

El AMOR disuelve el miedo.
Cuando se siente AMOR no puede temerse nada.
Como todo es Energía,
y el AMOR abarca todas las energías,
TODO ES AMOR."

Brian Weiss.

 

DIOS es AMOR. Nosotros venimos de DIOS. Venimos del AMOR y somos AMOR. La esencia de nuestro ser es ser AMOR y darlo sin restricciones.

“El AMOR es la respuesta a todo…” afirma Brian Weiss. En AMOR podemos encontrar soluciones para cada problema, para cada situación, para todo. El AMOR nos da la respuesta correcta porque nos da sólo lo que necesitamos para nuestro bienestar.

Erick From en su libro “El Arte de Amar” afirma…” Amar es dar todo sin pedir nada a cambio.” EL AMOR nunca pide nada a cambio de lo que da. El AMOR sólo es y sólo da porque esa es su naturaleza. Es por ello que Jampolsky escribió...”El AMOR es la aceptación total y el dar todo, sin límites y excepciones. El AMOR siendo la única realidad, no puede transformarse, sólo puede extenderse y expandirse. Se despliega sin fin y de manera bella sobre sí mismo. El AMOR reconoce que nadie tiene culpa, reconoce la Luz dentro de cada uno de nosotros. El AMOR es la ausencia total del temor y la base de toda la curación actitudinal.”

El AMOR es incondicional e ilimitado. Siempre está expresándose, extendiéndose y expandiéndose a sí mismo.

El AMOR es Energía. Todo es AMOR. El AMOR es todo lo que nosotros podemos dar y todo lo que podemos enseñar porque vivir y amar son sinónimos.

El AMOR es PERDÓN. El AMOR verdadero siempre perdona olvidando lo pasado para comenzar de nuevo. El AMOR perdona y olvida todas las diferencias porque ve algo más importante. El AMOR ve lo parecidos que somos porque somos AMOR.

El AMOR verdadero es una manera completamente pura de dar que se extiende libremente y es su misma recompensa.

El AMOR es real y lo que es real, nunca cambia. El AMOR está siempre presente. El AMOR es todo y está en todo sin importar la apariencia.

El AMOR lo cambia todo. Sin importar lo que haya pasado o quien te ha herido, siempre responde con AMOR. El AMOR es el arma más poderosa que podemos usar porque disuelve el odio, el miedo y los ataques. El AMOR toca el corazón del otro y hace que cambie su forma de pensar.

 

El AMOR disuelve el miedo. Donde el AMOR aparece, el temor desaparece. El AMOR nos trae PAZ y la confianza de que DIOS está con nosotros y trabajando para nosotros en cada situación.

El AMOR lo cura todo, no importa lo que sea. Cada enfermedad es curada por el AMOR porque el AMOR es la mejor medicina del mundo. Toda enfermedad es causada por ausencia de AMOR. Cuando empezamos a amarnos nosotros mismos y a los demás, sin importar quienes son y lo que hacen, nosotros curamos una enfermedad, sin importar cual sea.


El AMOR también sana todas nuestras relaciones ya sean con otras personas, con la vida, las circunstancias, con nuestro cuerpo, con el dinero o con nosotros mismos.


EL AMOR hace MILAGROS desapareciendo la oscuridad e iluminando nuestras vidas.
Los pensamientos de AMOR son muy poderosos. Cuando pensamos con AMOR, estamos creando con AMOR. Cuando pensamos y enviamos AMOR a los demás les estamos dando un gran regalo y nos lo estamos dando a nosotros también. Cuando pensamos con AMOR, todo está bien en nuestra vida y todo lo que deseamos, sucede. El AMOR nos está atrayendo cualquier cosa que queremos.

El AMOR no es AMOR si no es incondicional. Amamos cuando lo damos sin condiciones, cuando lo damos sólo por el placer darlo sin esperar ninguna recompensa.

Cuando el AMOR es mi prioridad en cualquier situación, estoy utilizando el Poder de DIOS.

Sin importar lo que esté pasando en mi vida, si hago del AMOR mi prioridad, DIOS me dará las respuestas y lo resolverá. Si uso AMOR en lugar de odio, si no respondo un ataque con otro ataque y prefiero responderlo con AMOR, estoy haciendo lo que DIOS haría en esa situación.

Podemos vivir una vida mejor. Sabemos que dependiendo de la clase de nuestros pensamientos es la clase de vida que tenemos. Entonces, nosotros podemos vivir la vida que queremos cuando decidimos vivir a través del AMOR.

Y hay una maravillosa razón para hacerlo, porque…

“EL AMOR EN LA MENTE PRODUCE AMOR EN NUESTRA VIDA Y ESE ES EL SIGNIFICADO DEL CIELO…” Marianne Williamson.

 

AFIRMACIONES Y DECRETOS PARA EL AMOR...

"El AMOR es muy Poderoso: tu AMOR y mi AMOR traen la Paz a la Tierra."

"¡Todo es AMOR!"

"Vivo en el amoroso espacio de mi corazón, y sé que el AMOR abre todas las puertas."

"En todas mis relaciones doy y recibo mucho AMOR."

"En lo más profundo de mi ser hay un infinito manantial de AMOR."

"La Vida es muy sencilla: me da lo que le doy. Hoy he decidido dar AMOR."

"Estoy infinitamente agradecido por le AMOR que hay en mi vida. Lo encuentro por doquier"

Louise L. Hay.
 


 
    El principio del Amor


 

Duele amar a alguien y no ser correspondido, pero lo más doloroso es amar a alguien y nunca encontrar el valor para decirle a esa persona lo que sientes.

Tal vez Dios quiere que nosotros conozcamos a unas cuantas personas equivocadas antes de conocer a la persona correcta, para que al fin cuando la conozcamos, sepamos ser agradecidos por ese maravilloso regalo.

Una de las cosas más tristes de la vida, es cuando conoces a alguien que significa todo y solo para darte cuenta que al final no es para ti y lo tienes que dejar ir.

Cuando la puerta de la felicidad se cierra, otra puerta se abre, pero algunas veces miramos tanto tiempo a aquella puerta que se cerró, que no vemos la que se ha abierto frente a nosotros.

Es cierto que no sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos, pero también es cierto que no sabemos lo que nos hemos estado perdiendo hasta que lo encontramos.

Darle a alguien todo tu amor nunca es un seguro de que te amarán recíprocamente, pero no esperes que te amen con reciprocidad; solo espera que el amor crezca en el corazón de la otra persona, pero si no crece, sé feliz porque creció en el tuyo.

Hay cosas que te encantaría oír, que nunca escucharás de la persona que te gustaría que te las dijera, pero no seas tan sordo/a para no oírlas de aquel que las dice desde su corazón.

Nunca digas adiós, si todavía quieres seguir tratándola. Nunca te des por vencido/a si sientes que puedes seguir luchando.

Nunca le digas a una persona que ya no la amas, si no puedes dejarla ir. El amor llega a aquel que espera, aunque lo hayan decepcionado; a aquel que aún cree, aunque haya sido traicionado; a aquel que todavía necesite amar, aunque antes haya sido lastimado y a aquel que tiene el coraje y la fe para construir la confianza de nuevo.


El principio del amor es dejar que aquellos que conocemos sean ellos mismos, y no tratarlos de convertirlos con nuestra propia imagen, porque entonces solo amaremos el reflejo de nosotros mismos en ellos.

No vayas por el exterior, éste te puede engañar. No vayas por las riquezas, porque aún eso se pierde. Ve por alguien que te haga sonreír, porque toma tan solo una sonrisa para hacer que un día oscuro brille. Espero que encuentres a aquella persona que te haga sonreír.

Hay momentos en los que extrañas a alguien tanto que quieres sacarlo de tus sueños y abrazarlo con todas tus fuerzas. Espero que sueñes con ese alguien especial. Sueña lo que quieras soñar. Ve a donde quieras ir. Sé lo que quieras ser. Porque tienes tan sólo una vida y una oportunidad para hacer todo lo que quieras hacer.

Espero que tengas: Suficiente felicidad para hacerte dulce. Suficientes pruebas para hacerte fuerte. Suficiente dolor para mantenerte humano. Suficiente esperanza para ser feliz. Las personas más felices no siempre tienen lo mejor de todo. Solo sacan lo mejor de todo lo que encuentran en su camino.

La felicidad espera por aquellos que lloran, aquellos que han sido lastimados, aquellos que buscan, aquellos que tratan. Porque solo ellos pueden apreciar la importancia de las personas que han tocado sus vidas.

No puedes ir feliz por la vida hasta que dejes ir tus fracasos pasados y los dolores de tu corazón.



Madre Teresa de Calcuta
-aporte de Miguel Angel Arcel-


 

¿Y tú sabes amar?

Yo estoy aprendiendo...

Yo estoy aprendiendo a aceptar a las personas, aún cuando ellas me defrauden, aún cuando se salgan del ideal que yo tengo de ellas, y aún cuando ellas me hieran con palabras ásperas o acciones irreflexivas.

Es difícil de aceptar a las personas así como ellas son, y no como yo quiero... que sean.

Es difícil, muy difícil, pero estoy aprendiendo, porque yo estoy aprendiendo a, amar.

Yo estoy aprendiendo a escuchar.

Para escuchar con los ojos, con los oídos, con el alma, y con todos los sentidos, lo que dice el corazón, lo que dicen los hombres caídos, los ojos tristes, y las manos inquietas.

Para escuchar el mensaje que esconden las palabras, para descubrir la angustia guardada, la inseguridad enmascarada, y la soledad encubierta.

Para penetrar en la sonrisa falsa, la felicidad simulada, y la adulación exagerada.

Para descubrir el dolor de cada corazón, para descifrar el porqué de las lágrimas.

Poco a poco, yo estoy aprendiendo a amar.

Yo estoy aprendiendo a perdonar, porque el amor perdona, limpia las heridas y borra las cicatrices que la incomprensión e inseguridad grabaron en mi corazón herido.

El amor alivia la herida que dejaron los pensamientos dolorosos, y no cultiva las ofensas con piedades y autocompasión.

El amor perdona, da alivio, y extingue todo el dolor en el corazón.

Yo, paso a paso estoy aprendiendo a perdonar y a amar.

Yo estoy aprendiendo a descubrir el valor dentro de cada vida.

Estoy aprendiendo, que el afecto y la aceptación, son necesarias para soportar las experiencias duras vividas a lo largo de los años.

Yo estoy aprendiendo a ver el alma de las personas, y las posibilidades que Dios les dio.

Yo estoy aprendiendo, aunque tropezando, yo estoy aprendiendo.

Estoy aprendiendo a poner de lado mis propios dolores, mis intereses, mi ambición y mi orgullo, cuando éstos impiden el bienestar y la felicidad de alguien.

Pero, cómo es de lento aprender¡
y cómo es de difícil amar!.

Aún así, yo estoy aprendiendo a amar.

¿Y tú, ya sabes amar?
      

Desconozco el autor


 






Estadísticas de visitas