El amor

No hay mayor poder en el Universo que el poder del amor. El sentimiento del amor es la frecuencia más elevada que puedes emitir. Si pudieras envolver todos tus pensamientos con amor, si pudieras amar a todas las personas y cosas de la misma manera, tu vida se transformaría.

De hecho, algunos grandes pensadores del pasado se referían a la ley de la atracción como la ley del amor. Si piensas en ello, entenderás la razón. Si tienes pensamientos desagradables respecto a alguien, experimentarás la manifestación de esos pensamientos desagradables. No puedes perjudicar a otro con tus pensamientos sólo te perjudicas a Ti mismo. Si tienes pensamientos de amor, adivina quién recibe los beneficios, ¡tú! Si en tu estado de ánimo predomina el amor, la ley de la atracción o la ley del amor responderá con toda su fuerza porque te encuentras en la frecuencia más alta posible. Cuanto mayor sea el amor que sientes y emanas, mayor será el poder que estás utilizando.

«El principio que infunde al pensamiento el poder de correlacionarse con su objeto, y por ende de controlar toda la experiencia humana adversa, es la ley de la atracción, que es otro nombre para el amor. Éste es un principio eterno y fundamental inherente en todas las cosas, en todo sistema filosófico, en toda, religión y ciencia. No hay escapatoria de la ley del amor. Es el sentimiento el que da vitalidad al pensamiento. El sentimiento es deseo y el deseo es amor. El pensamiento impregnado de amor es invencible».

Charles Haanel
 


 

 

 

 
     
     
     

     
     
 

 

 
     
     
     

     
     
     
 

 

 

 


 


Estadísticas de visitas

    

Cris Carbone