Cuando alguien desea algo debe de saber que corre riesgos, y por eso la vida vale la pena. (Paulo Coelho)

 

 

Cerrando círculos, cerrando etapas, un maravilloso escrito de Paulo Coelho, que te recomiendo y puedes encontrar en esta Web, puede cambiar tu vida, siempre y cuando estés preparado para las palabras del Maestro. Y no es que llame maestro a Coelho, cualquiera puede ser tu maestro, cualquier persona que tenga algo para decirte, puede enseñarte eso  en lo que no habías reparado hasta ese preciso momento en que lees o escuchas esas palabras. No importa quien las diga o las escriba, es que tu Ser Superior en ese momento y no otro, estaba  preparado para oírlas.
Es necesario reconocer cuando algo se termina en la vida, cuando una etapa terminó, un noviazgo, un matrimonio, una amistad o un trabajo. Sobre esto último voy a hablarte.. quizás permanecemos en el porque satisface nuestras necesidades mas urgentes como comida, vestido, etc., después por costumbre, comodidad, no digo que en todos los casos sea así, pueden existir aquellos en los cuales creces y disfrutas de la vida porque estas haciendo lo que te gusta, ese, lamentablemente no fue mi caso. Después pasan los años y bueno, ya estas mayor para buscar otra cosa mejor, algo que realmente te haga sentir bien y la sociedad actual te decreta viejo antes de tiempo. Y seguís allí, invernando, vegetando, haciendo las cosas por inercia, y después llega un tiempo en que va sufriendo tu alma, esa es la forma que yo la llamaría, sufrimiento del alma. Al principio no se nota, pero con el tiempo, con este tipo de padecimientos se van muriendo los sueños...y creo que eso es lo peor que puede pasarle a un ser humano.
Y de pronto te das cuenta que no va mas, que ese matrimonio, ese hombre, esa mujer, ese trabajo, no va mas, no lo querés mas, no es para vos, lo fue para la persona que fuiste hace unos años, pero ya cambiaste y no sos el mismo y no vale la pena seguir insistiendo.
Como dice Coelho, hay que cerrar capítulos, vinimos al mundo sin ese adhesivo, nadie ni nada es imprescindible en el mundo ni en tu vida, ni siquiera tu lo eres. Y el cambio exterior es la expresión de un cambio interno, de un crecimiento, y los seres humanos no somos entes quietos, evolucionamos porque esa es la Ley, y no hablo de Darwin y su evolución, sino de las Leyes Divinas de la creación que hacen que todos tengamos que evolucionar nos guste o no, vinimos a crecer y a aprender y no hay vuelta de rosca.
A algunos nos puede llevar mas tiempo que a otros pero al final siempre crecemos, por eso no tratemos de permanecer con "eso" pensando que es imprescindible en nuestra vida...sino alimenta nuestros sueños, no nos sirve y hay que cerrar ese capitulo, porque generalmente se abre otro que puede ser mejor.
 

 

Empecé diciendo que cerrando círculos de Coelho puede cambiar tu vida, a mi me la cambió. Quizás porque lo leí en el momento preciso, porque estaba preparada para el cambio que ya se estaba gestando en mi interior. Permanecí en mi trabajo durante casi 26 años, un lugar donde fui feliz pero la mayoría de las veces me sentí prisionera, a veces pensaba que estaba pagando por una culpa que no sabia cual era, un lugar donde no crecía. No encontraba la salida porque a medida que pasaba el tiempo se me escapaban las posibilidades de encontrar otro empleo que me permitiera criar a mis hijos como lo hice, sola. Pero llego un momento en que la chica alegre y de buen humor que entró, se transformó en una sombría mujer que ya no reía. En ese momento me diagnosticaron Fibromialgia, y que iba a hacer, enferma, con mas de cincuenta años, me faltaba diríamos poco para mi retiro jubilatorio, era una locura irme, y bueno a los que me llamaban loca les doy motivos para afirmar su comentario. Pero como dije, estamos para crecer, para evolucionar, y yo estaba preparada, así que cerré un capitulo importante en mi vida. Y como le dije a una alta autoridad, ya no tenia mas miedo, no les temía mas. Ya no iba a permitir mas abusos, ni malos tratos psicológicos, solo por el hecho que la sociedad ya me considere vieja. Posiblemente ahora tendría miedos nuevos pero esos los había superado. Así que cerré ese capitulo en mi vida.

 

A los que me acompañaron en este proceso de mi vida laboral, gracias, a los que me ayudaron y a los que no también, porque sin ellos no hubiese tomado hoy esta decisión que espero cambie mi vida.
Con estas palabras me despido de mi Obra Social querida, la que alimentó mis hijos durante tantos años, ahora que mis hijos crecieron, digo adiós con cariño,  segura que  a la Institución no la hacen sus autoridades, sino su gente.

Ahora si intentaré revivir mis sueños, que espero estén solo dormidos.

 

Namasté, que la luz siempre te acompañe.

Cris Carbone®