Tú no estás solo, jamás lo has estado y nunca lo estarás. Dios está contigo en cada segundo de tu vida, más cerca que tus propios pensamientos. Sólo es tu idea la que te hace creer que Dios te puede abandonar, pero esto es imposible. Te voy a explicar: Dios está en el aire que estás respirando y te da la vida. Si te pones, la mano en el corazón, verás que ese latido de vida es Dios en tu corazón. El sol que nos viene a alumbrar cada mañana es una bendición de Dios para ti, para que vivas y seas feliz.

¡Tú no tienes porqué estar triste nunca! El estado natural del hombre es la alegría, lo que pasa es que vivimos quejándonos por todo lo malo, en vez de dar gracias por todo lo que tenemos y esto nos pone tristes. Comienza ya a dar gracias por el aire que respiras, por cada objeto de vestir o de adorno que llevas en el cuerpo, por la cama que tienes, por cada pedacito de comida que te llevas a la boca, por cada canción que te sabes.

Cada vez que pienses en quejarte, busca algo por lo cual dar gracias a Dios. Acostúmbrate a decir por todo "Gracias Padre". Tú vas a ver como tu mundo va a cambiar. Comienza a sonreírle a todo, y no importa lo que te diga la gente, es mejor sonreír que estar mal encarado. Sonríele al mundo y verás que el mundo te sonreirá también.

El rencor y el odio son la madre de la infelicidad. Comienza a perdonar ya a todo el mundo, no importa lo que te hayan hecho o dicho, eso es problema del que condena; el tuyo es el de perdonarlos. Diles: Te doy mi amor y mi perdón. Si hablan mal de ti, te critican o te condenan, eso no importa, de los más grandes seres se han dicho las peores cosas. Piensa: Si eso lo dicen, ¿dónde está lo que hacen? Yo soy un ser que hago y sólo me entiendo con los que hacen y no con los que dicen. Decir, cualquiera dice: para hacer hay que saber y yo soy un ser de acción.

 

Si has perdido algo o te han robado, eso tampoco importa. Acuérdate que lo verdaderamente valioso y eterno en ti nadie te lo puede quitar. Es tu Ser y tu derecho soberano de sentir y pensar. "Lo maravilloso de cuando se pierde es que siempre nos queda Dios".

Acostúmbrate a bendecir en vez de maldecir o decir malas palabras y verás que las cosas se transforman. Di constantemente a todas las cosas y a todas las personas, no importa lo que sean, hagan o digan, "Dios te Bendice". Cada vez que no sepas qué hacer y estés desesperado y no te acuerdes de nada, repite simplemente el nombre de Dios tantas veces como te sea necesario y verás milagros.

Desconozco su autor

    






 

Cuando tu mano se suelta y sientes perdidos tus pasos, y alguien sin darte cuenta la toma y te dice, no temas, estoy a tu lado…

Suceden cuando te sientes semilla, pequeña e insignificante, que es arrojada al aire sin saber a donde caerá, y luego decides olvidarte de tu propio ser, sumergirte en la más profunda soledad y oscuridad, dejarte morir, sin pensar que de ese dolor y esa entrega, vida nueva va surgir…


Ocurre justo un milagro, cuando viendo quebrantado tu vaso, por el paso del tiempo y el mal uso de unas manos, o porque quizás sintiéndose acomodado, tropezó, cayó y se ha hecho añicos… y cuando siente que nada tiene sentido, ve como el Dios Alfarero toma sus pedazos, repara sus grietas, llena sus vacíos y modela de la nada, un nuevo cacharro…



Existe un milagro, cuando la más pequeñita de las luces, vence la enorme oscuridad que quería dominar el lugar; se dan los milagros, cuando con tan solo una palabra, un abrazo o una sonrisa, puedes ahuyentar a la más cruel soledad… realizas milagros, cuando sin pasar de largo, descubres en el instante preciso que alguien te ha de necesitar…



No existen las coincidencias, sino los milagros… porque no es casualidad que una palabra o un abrazo, llegue en el momento justo y pueda sin darse cuenta, tu vida salvar; es tan fácil perder el sentido cuando nos ganan los vacíos y nos cuesta experimentar lo mucho que Dios nos sabe amar…



Se dan los milagros, cuando florece en el desierto o entre espinos, superando tiempo y distancia, la flor de la verdadera amistad; es realmente divino que algo tan imperfecto e incluso, ante los ojos humanos, hable y de testimonio de lo que es el actuar de la Divinidad…



Y así es como Dios a diario, nos hace terreno e instrumento de verdaderos milagros, pero es tan dificultoso a veces dimensionarlos… y seguimos esperando que del cielo nos caiga lo que estamos implorando, cuestionamos nuestra fe por las cosas que el mismo ser humano está causando; dejamos escapar el tiempo materializándonos, y mientras tanto, se nos están escapando tantos milagros…



 

Esa fuerza que te levanta de la nada, esa almohada que pareciera tomara vida y en las noches tus lágrimas enjugara; ese poder que tienen algunos sentimientos que se instalan y todo cambian; esa oportunidad de recuperar lo que creímos perdido, de sentir en cada nuevo día otra oportunidad; esa presencia que pareciera que todo lo supiera o lo adivinara; ese efecto que causa en nosotros el amor o la amistad; ese renacer y liberación que se siente cuando se logra pedir perdón o perdonar; esas y tantas cosas más que suceden a diario, a veces desapercibidas a nuestros sentidos, pero tan reales como que estamos vivos; todo eso da testimonio de que existen los milagros y lo más pequeño y sencillo, en lo más frágil y lo que parece inconcluso… ahí donde es más difícil creer, es donde más los Milagros ha diario han de suceder…


Gracias porque con un solo gesto o una Palabra, haces en mi demasiados Milagros...

Kary Rojas