El Poder de la Palabra

 

La palabra es uno de los dones con que el Amor Divino ha dotado a la humanidad, y como todos los dones – tales como el don de pensar y el don de sentir – constituye un poder que el ser humano debe utilizar exclusivamente para el bien.
Ya sabemos que los pensamientos y sentimientos tienen gran fuerza para con nosotros y para con los demás. Y sabemos también que podemos, con esa fuerza, hacer bien si la utilizamos en sentido positivo o hacer mal si la utilizamos en sentido negativo.
Las palabras expresan nuestros pensamientos y sentimientos dándole forma y acción, de modo que en la palabras están unidos el poder del pensamiento y el poder del sentimiento con la fuerza de la propia voluntad, que utiliza esos poderes con un fin determinado.Por lo tanto, la palabra – sea hablada o escrita – constituye un conjunto de vibraciones que tiene, por Ley de Afinidad, intensa acción en las mentes y en las almas de quienes la escuchan o la leen. Además, actúan sobre la voluntad de quienes reciben esas vibraciones, pudiendo en muchos casos llegar a dominarla, si quien habla o escribe lo hace con esa finalidad.
En todo obran permanentemente las Leyes y nosotros tenemos la responsabilidad de utilizar el poder que por Ley recibimos – sólo y exclusivamente con amor.
Si empleamos amorosamente el poder maravilloso de la palabra - hablada o escrita – podemos por Ley de Afinidad transmitir, mediante ella, a las mentes y a las almas de quienes escuchan o leen esas palabras, las vibraciones de bien que las palabras llevarán como “contenido espiritual”.
Si, por el contrario, pretendiendo ignorar la gran responsabilidad que significa poseer el poder de la palabra, la utilizamos con fines egoístas y ambiciosos, con rencor, con desamor, ese poder maravilloso se transformará en una poderosa arma al servicio del mal.
Las palabras pueden acariciar o herir, ser bálsamo o corrosivo, alentar o deprimir, despertar los sentimientos más puros o los más bajos, impulsar al heroísmo o a la degradación; las palabras pueden unir o dividir, pueden construir o destruir. Todo esto podemos corroborarlo a diario si analizamos nuestros pensamientos, sentimientos y acciones.
El poder de la palabra utilizado positivamente, es decir, con amor, es un maravilloso instrumento de bien, pero utilizado negativamente, es decir, con egoísmo y desamor, es un terrible instrumento de mal.
Cuidemos, pues, nuestra palabra en todo momento, procuremos que jamás perjudique ni cause dolor a los demás, sino que, por el contrario, sea siempre expresión de nuestro amor y de nuestros fraternales pensamientos y sentimientos de bien.
Si sientes que sólo el odio te rodea, revisa cómo te estás manifestando.
Serás lo que pienses y eso mismo recibirás.

 


Empieza a analizar tus pensamientos y descarta los que observas no están siendo amorosos.
Eres responsable de tu transformación y la de tu entorno; nadie puede llevarlas a cabo por ti.
¡Basta de víctimas y culpables! ¡Hazte responsable!
Tienes el poder, aprende a usarlo.
Comienza a expresar el Amor que eres, AHORA!

Texto de Madu Jess, adaptado por Marcela Parolin

 

Cada palabra que se pronuncia es un decreto que se manifiesta en lo exterior. La palabra es el pensamiento hablado.

Por tus palabras serás condenado…o justificado! Esto no significa que los demás nos juzgarán por lo que decimos, aunque esto también es verdad.

No es lo que entra por la boca lo que contamina al hombre, sino lo que de su boca sale. Porque lo que de la boca sale, del corazón procede. Se puede decir más alto, sí, pero no
MAS CLARO!!!

Propongo que coloques atención a todo lo que dices y decretas, en un solo día. Recordemos….

Los negocios están malísimos
Las cosas andan muy mal
La juventud está perdida
El tráfico está imposible
El servicio está insoportable
No se consigue servicio
No dejes eso así que te lo roban
Los ladrones asaltan en todas las esquinas
Tengo miedo de salir
Mira que te vas a caer
Cuidado que te matas
Vas a romper eso
Tengo muy mala suerte
No puedo comer eso porque me hace mal
Mi mala memoria
Mi alergia
Mi dolor de cabeza…..¡ETC!

NO te sorprendas ni reclames si al expresarlo lo VES OCURRIR. Lo has decretado. Has dado una orden que tiene que ser cumplida. Ahora recuerda y no olvides jamás, cada palabra que pronuncias es un decreto. Positivo o negativo. Si es positivo se te manifiesta en bien. Si es negativo se te manifiesta en mal, si es contra el prójimo es lo mismo que si lo estuvieras decretando contra ti SE TE DEVUELVE. Si eres bondadoso y comprensivo hacia el prójimo, recibirás bondad y comprensión de los demás. Cuando te suceda algo molesto, negativo no digas.. PERO si yo no estaba pensando ni temiendo que me fuera a suceder esto!! Ten la sinceridad y la humildad de tratar de recordar en cuáles términos te expresaste, de algún prójimo. En qué momento saltó de tu corazón un concepto viejísimo, arraigado allí, que tal vez no es sino una costumbre social, como la generalidad de estas citadas más arriba y que tú realmente no tienes deseos de seguir usándolos.

COMO el sentimiento que acompaña a un pensamiento es lo que graba más firmemente en el subconsciente.
LO QUE DE LA BOCA SALE del CORAZÓN PROCEDE.

El primer sentimiento que aprendemos es el de temor.
Nos lo muestran o inculcan nuestros padres, primeramente y luego nuestros maestros. Al sentir un temor se nos acelera el corazón. Solemos decir…POR poco se me sale el corazón por la boca…para demostrar el grado de temor…

Cada vez que te sorprendas con una frase negativa, sabrás que clase de concepto errado tienes arraigado en el subconsciente. Intenta atajarlo, borrarlo negándolo por mentiroso y afirma la verdad, si no quieres seguir
manifestándolo en el exterior de tu vida.

Si escuchas conversaciones negativas no afirmes nada de lo que expresen. Piensa que no lo aceptas para ti.
No necesitas decírselo a la gente.

Controla tu pensamiento, sentimiento y palabra para construir las bases de tu futuro financiero, de la realización de tus sueños.
El subconsciente está a tus órdenes, no discierne….entiende esto…Sencillamente actuará para ti, mejor que sea en cosas positivas.


Vive solo el por hoy mañana será otro día.

Desconozco el autor.

 

 

 

http://www.midnightgraffitiartist.com

Cris Carbone Designs Graphics


Estadísticas de visitas