La envidia en los hombres muestra cuán desdichados se sienten, y su constante atención a lo que hacen o dejan de hacer los demás, muestra cuánto se aburren.
Arthur Schopenhauer (1788-1860) Filósofo alemán.

Castiga a los que tienen envidia haciéndoles bien.
Proverbio árabe

La envidia es una declaración de inferioridad.
Napoleón I (1769-1821) Napoleón Bonaparte. Emperador francés.

La envidia es mil veces más terrible que el hambre, porque es hambre espiritual.
Miguel de Unamuno (1864-1936) Filósofo y escritor español.

Si todo el mundo llevara escritas en la frente sus angustias, muchos que nos causan envidia nos darían lástima.
Pietro Metastasio
 

 

 

 

Cuidar nuestro césped, nuestro lugar, nuestro interior, nuestra vida, nuestra familia: lo nuestro.
Si la envidia se apodera de nosotros debemos tratar de eliminarla porque nos arrastra de una manera increíble al fracaso. ¿Por qué digo fracaso? Porque cuando nos detenemos a mirar la vida de los demás, cuando nos parece que al otro todo le resulta más fácil, cuando nos parece que sólo los otros tienen la dicha de ser prósperos o felices estamos dejando de lado nuestra propia vida y la llenamos de oscuridad.
Y en ese mirar hacia afuera nos olvidamos de nutrir nuestro interior, de escucharnos, y de regar esas pequeñas cosas que yacen en nosotros... La envidia logra su objetivo y nos sentimos infelices y más aún seca nuestro césped porque nos lleva a descuidarlo.
Debemos comprender que el secreto de la felicidad no está en lo material, ni en lo superficial, ni en las apariencias, ni en lo que vemos del otro lado de la valla. El secreto de la felicidad está en nuestro interior y sólo nosotros podemos descubrirlo.

Digamos adiós a la envidia cuando sintamos que se apodera de nosotros y en ese instante miremos nuestro interior que allí siempre encontraremos el mejor jardín, el único, el nuestro...

 


 


***********
© Graciela De Filippis
********************



 

 

   
   

 

 


 


 

Cris Carbone