5
 
 







Menú
 

Cris Carbone


Volver


Siguiente


Correo











Hoy seré feliz


image

Hoy seré feliz. Expulsaré de mi espíritu todo pensamiento triste.
Me sentiré mas alegre que nunca. No me lamentaré de nada.

Hoy agradeceré a Dios la alegría y felicidad que me regala. Hoy trataré de ajustarme a la vida.
Aceptaré el mundo como es y procuraré encajar en el.


Si sucede algo que me desagrada, no me mortificaré, ni lamentaré: agradeceré que haya sucedido.

Porque así se puso a prueba mi voluntad de ser feliz.

Hoy seré dueño de mis sentimientos, de mis nervios, de mis impulsos.

Para triunfar tengo que tener dominio de mi mismo. Hoy trabajaré alegremente, con entusiasmo y pasión.
Haré de mi trabajo una diversión.

Comprobaré que soy capaz de trabajar con alegría. Comprobaré mis pequeños triunfos, no pensaré en los fracasos.

Hoy seré amigable. No criticaré a nadie. Si comienzo a criticar una persona, cambiaré la crítica por elogios;
toda persona tiene sus defectos y sus virtudes.

Olvidaré los defectos y concentraré mi atención en las virtudes. Hoy evitaré discusiones desagradables.

Hoy voy a eliminar dos plagas: la prisa y la indecisión. Hoy viviré con calma, con paciencia, porque la prisa es la enemiga de una vida feliz y triunfante.

No permitiré que la prisa me acose ni que la impaciencia me abrume.
Hoy tendré confianza en mi mismo.

Hoy no envidiaré a los que tienen mas dinero, mas belleza o mas salud que yo.

 

Contaré mis bienes y no mis males. Compararé mi vida con otros que sufren mas.

Hoy no tendré miedo.

Actuaré valientemente. El futuro me pertenece.

Hoy no pensaré en el pasado. No guardaré rencor a nadie. Practicaré la ley del perdón.

Asumiré mis responsabilidades y no echaré la culpa a otras personas. Hoy comprobaré que Dios me ama
y me premia con su amor. Hoy haré un bien a alguien. Seré cortés y generoso.



Trataré de pagar un mal con un bien. Al llegar la noche comprobaré que Dios me premió con un bien.
Al llegar la noche comprobaré que Dios me premió con un día de plena felicidad. Y mañana haré otro día como hoy.

Desconozco su Autor





No te detengas

 

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte, que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima, nos enseña,
nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra, la poderosa obra continúa:
Tú puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar, porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores: el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes. Huye.
"Emito mis alaridos por los techos de este mundo", dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca tener la vida por delante.
Vívela intensamente, sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron, de nuestros "poetas muertos",
te ayudan a caminar por la vida.
La sociedad de hoy somos nosotros: Los "poetas vivos".
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas...
 

Walt Whitman


5



5


Graphics & Design By   Midnight Graffiti    
 

Cris Carbone