Venimos al mundo con un cuerpo y un alma o espíritu o Ser Interior, o Cristo Interno como lo llaman en Metafísica. Nuestro cuerpo es maltratado por una cultura occidental que cada día avanza mas en tecnología alejándose de la naturaleza, no en vano esta nuestra civilización actual es la que ha hecho estragos en el ecosistema de nuestro querido y único hogar, Tierra o Gaia, como también se suele llamar a este planeta azul que nos muestro su belleza a través de las fotos que pudieron sacar los diferentes satélites cuando avanzamos en la carrera hacia el universo.

Decía que nuestro cuerpo es maltratado con alimentos que no son los adecuados, ellos llevan químicos en su proceso, las verduras y las frutas son tratadas con venenos  para matar parásitos y pesticidas para las malezas, pero estos productos químicos perduran en ellas y son consumidos por nosotros ignorantes de su contenido toxico. La industrialización de los alimentos, hacen que se utilicen conservantes, sal y otros productos  que también son perjudiciales para nuestro cuerpo.

Matamos animales para consumo que son criados y sacrificados en forma inhumana, sin tener en cuenta que el miedo del animal se traslada a las fibras que luego nosotros absorbemos al ingerirlos. Por eso dije que maltratamos nuestros cuerpos, desconocemos que algunos alimentos nos producen desequilibrios que nos llevan con el tiempo a la enfermedad. La carne que no se digiere queda en minúsculas proporciones putrefactas en nuestros intestinos. La leche esta comprobado que no es un alimento para consumo humano sino que las vacas la segregan para alimentar a sus crías, muestras crías deben alimentarse con leche humana, y de adulto la leche no es aconsejable, pero por supuesto hay muchas investigaciones que son dejadas de lado por las grandes empresas que invierten mucho dinero en publicidad y a mucha gente no le conviene que estas cosas se sepan. Total cuando nos enfermamos otras empresas se encargan de vendernos la panacea para ellos y no para nosotros, los remedios, drogas de venta licita, que generan cifras millonarias de ganancias para los laboratorios que las fabrican.

Pero claro, a nosotros nos es mas fácil comprar leche en el supermercado que ponemos a fabricar leche de soja, no tenemos tiempo, porque el sistema se encargo de sacar todo tipo de electrodomésticos, que nunca alcanzamos, al menos en el tercer mundo que habito, siempre salen cosas nuevas y corremos tras de ellos como si fueran espejitos que todavía nos siguen vendiendo como si fuéramos indios. Entonces trabajamos todos en una casa, ya no se queda mas la mama criando a sus hijos, haciendo el alimento , tiene que trabajar sino "no alcanza".

 

Por ahí somos muchos los que nos damos cuenta de esto pero no podemos ir en contra de la corriente. Pero cuando nos enfermamos ahí nos damos cuenta o no, en mi caso me he dado cuenta que estoy envenenando mi cuerpo, el único que se me dio para conducir a mi Ser Interior por esta encarnación, esta vida, para aprender todo lo que he venido a aprender en sabiduría como Cristina.

Bueno he tirado mala onda con todo esto, ¿pero propongo algo?. Bueno me lo propongo a mi misma y si le sirve a otro mejor, total no doy ninguna receta mágica sino que estoy pensando en voz alta, planteándome cambios, viendo como puedo desandar lo andado con respecto a este envenenamiento que  tiene mi cuerpo. En mi caso tengo muchas enfermedades y he estado investigando y aprendiendo, entonces.

  • Intentar dejar de comer carne, en todo caso comer pollo y pescado. (que detesto).

  • No tomar mas leche de vaca, solos sus productos como queso y algunos pese a  que me encantan todos, sabiendo en mi caso que la leche me hace mal.

  • Intentaré beber mas agua  o jugos de frutas naturales y menos bebidas gaseosas (que me encantan).

  • Dejaré como pueda mi adicción al café, capuchino y tratare de tomar mas te o infusiones de hierbas naturales.

  • Comer mas verduras, frutas y cereales.

  • Cambiar el azúcar blanca refinada y el edulcorante con ciclamato por miel o azúcar negra.

  • Cambiar la sal procesada por sal marina.

  • Dejar las harinas blancas y cambiarlas por harinas integrales.

  • También caminar un poco, y poco a poco, diciendo  afirmaciones intentar que cambie mi cuerpo como mi proceso mental ayude a mejorar mis patologías.

  • Seguir tomando los medicamentos hasta que sienta que realmente me he curado.

Porque debo honrar el templo divino, mi cuerpo, donde mora mi Ser Interior, chispa divina de Dios y que hasta ahora he profanado con conductas impropias y alimentos nocivos que me llevaron a este estado de enfermedad.

Espero lograrlo, al menos voy a intentarlo, se que caeré, pero tengo por seguro que como siempre me levantare para seguir adelante.

Esto lo escribí hace mas de dos años y aún no he podido implementar nada de esto...es una lucha muy dura y difícil contra los hábitos. Al menos para mi...a otros le será mas fácil...yo por ahora no puedo.

 

Namasté, que la luz siempre te acompañe.

Cris Carbone®

 

 

 

.

 

 

 

     

 

 

 

 


Estadisticas de visitas